Los plaguicidas se pueden clasificar de acuerdo con su presentación comercial en: polvos, líquidos, gases y comprimidos. Esta clasificación es útil en prácticas de aplicación, preparación de formulaciones o prevención de riesgos.Por ejemplo, los polvos plaguicidas incluyen un vehículo o portador ...