Una plaga se define como un insecto o animal destructivo que ataca cultivos, alimentos, ganado o que pone en riesgo la salud de las personas por ser transmisoras de enfermedades.

Las afectaciones pueden considerarse en tres ramas, físicas porque pican o muerden, médicas porque causan enfermedades o económicas al ocasionar pérdidas monetarias por daños en propiedades. El daño puede hechos directamente por la plaga o puede desarrollarse indirectamente como resultado de las acciones o el comportamiento de la misma.

No todos los insectos o animales deben de ser considerados como “una plaga” puesto que muchos son parte de nuestro ecosistema y no sería igual si no fuera por ciertos insectos y el papel que juegan en nuestro mundo, por ejemplo, los insectos son cruciales para la polinización y la sostenibilidad ambiental. El punto es que se encuentren viviendo en un lugar correcto y esto a veces no ocurre.

Cuando por razones humanas, importaciones clandestinas o el deterioro de su hábitat natural, se puede perder el control sobre ellos, convirtiéndose en plagas nocivas para el ser humano.

Si bien un insecto ocasional puede no ser un problema en el hogar, una infestación de plagas o insectos no es algo con lo que nadie quiera vivir por muchas razones. Los métodos de control de plagas seguros y efectivos de los profesionales se usan para eliminar las infestaciones.

Los métodos de control se pueden categorizar como químicos, biológicos, culturales, físicos/mecánicos o genéticos, y se analizan con más detalle a continuación.

Si tienes dudas, llama a expertos que te pueden guiar y dar información acerca de si tienes o no una plaga, además de darte respuestas viables sobre su control integral.

Por eso te recomendamos seguir a FUMIPLAG, expertos en asesoría sobre fumigaciones.